Archivo para enero 2010

Obispo Munilla, vete a Haití.   9 comments

Pero no porque te hayan nombrado obispo de Gipuzkoa y no seas nacionalista vasco, sino por tus declaraciones de hoy en la Cadena SER (asentidas por la locutora, supongo que mecánicamente) de que nuestro materialismo moderno es peor y más grave que la tragedia de los miles de muertos en Haití por la cadena de terremotos que siguen devastando esa región.
Vete allí, anda, vete allí, sobre el terreno, a verlo y a valorarlo allí, anda. Probablemente eres de los que lo que ven les deja fríos e indiferentes: tibios (ya sabes entonces que serás vomitado), pero aún así, debes ir. Debes ir para ver si es peor la miseria moral de la que esta llena la Iglesia en el primer mundo (ya sé que tú no has dicho eso, eso lo digo yo, tú te refieres a la sociedad) y vacía de fe y de ética y de vergüenza o los cadáveres hacinados y putrefactos o semienterrados o los agonizantes pidiendo una ayuda que aún tardará en poder llegar. Debes ir. Debes ver el horror, sentirlo, oírlo, tocarlo, olerlo (no te pido que lo degustes, no llego a tus extremos semánticos). Debes hacer que te estremeces o estremecerte de veras. Yo creo que, después de todo, hay en tí un ser humano y te estremecerías si fueras. Vete ya, no tardes. Ve antes de que lo maquillen o incluso lo medio solucionen de momento. Vete a ver la vida, mánchate. Tienes cosas similares aquí más cerca. que tampoco ves. Pero la magnitud aterradora del espanto te puede dejar algo anonadado y puede incluso hacer que caiga alguna lágrima por tu duro rostro curtido en mil sofismas. Vete, obispo, vete allí, corre, ve a ver a miles de jesucristos muertos y vivos y resucitados deambulando desorientados. Orientales. No esperes al juicio final ni a la resurrección de los muertos ni al perdón de los pecados. Amén. Vete ya, que yo iré pronto.
Javier Auserd.

P.S.: Gracias por vuestros comentarios ponderados salvo el del marciano que nunca falta. En “Meneame” parece que el anonimato da alas a los que les desagrada mi artículo y ejercen (sin censura ni cortes de línea P2P) la libertad de votar en contra de mis palabras. Me parece bien, están en su derecho.

No me parece, sin embargo, haber pedido nada del otro mundo, sino más bien de éste, al decir al obispo de San Sebastian (que fue quien sacó el tema) que se vaya unos días a hacer su labor pastoral (y si puede también la humana) a Haití. Yo tenía entendido (estaba equivocado) que esa era una de sus obligaciones morales para con los que sufren y que su fe en Jesucristo se lo demandaba. Parece que los fanáticos (que por desgracia asolan todas las religiones) no lo ven así a pesar de que entra dentro de lo posible que el mismo obispo sí lo vea.
Intentaré seguir diciendo lo que pienso antes de que tenga que pensarme mucho lo que digo, como señalaba mi admirado Quevedo. Veo que en humanidad y en libertad de crítica seguimos retrocediendo, ¡qué pena!

J.A.

Anuncios

Publicado 14 enero, 2010 por lacuevadeldinosaurio en Charlas

Etiquetado con , , , ,